Debes estar inmensamente orgullosa de quien eres, del viaje en el que estás embarcada, y de las pruebas que has superado para llegar a este momento de tu vida. Deberías estar igualmente orgullosa de quién no eres, de lo que no eres y de hacia dónde no te diriges. Es el momento de dejar ir cualquier pesar. Eres extraordinaria. Y, si todavía tienes dudas, mientras Mercurio se mueve hacia adelante y forma estimulantes vínculos cósmicos, te trae este claro mensaje: puedes darte el lujo de mirar al futuro con entusiasmo.