Una de las razones por las que venimos al planeta Tierra es para aprender sobre la aceptación. Por suerte viniste en posesión de una orden de exención que te permite saltarte colas, faltar a clase y recibir la primera opción en todo, dondequiera que vayas. Vale… tal vez no sea tan fácil. Pero desde luego que te has acostumbrado a cierto nivel de prestigio. Sin embargo hay momentos en lo que esa calidad de las estrellas parece difícil de alcanzar. Aguanta. Dentro de poco todo volverá a funcionar como de costumbre.