Una de las consecuencias de nuestra era tecnológica es que los viajes en coche con la familia son más agradables. Solía darse el caso de que los padres oían las palabras “¿Ya casi hemos llegado?” desde el asiento trasero, instantes después de haber arrancado el coche. Esta tradición está muriendo ya que nuestros hijos se distraen con sus diversos aparatos electrónicos. Sin embargo, ya que te has sentido frustrada por el ritmo de tu progreso, te sientes tentada a hacerte tú misma esa pregunta. Pero ten paciencia, esto es demasiado importante para precipitarte.