Hasta los músicos de blues más hábiles se toman su tiempo para ensayar. Aunque pueden incorporar improvisaciones largas e impresionantes, éstas se basan en unas estructuras que han sido bien aprendidas y practicadas. Si la banda no estuviera en la misma sintonía, la cacofonía sería horrorosa. De igual manera, si el solista estropea su momento, toda la actuación se va al traste. Aunque la Luna Nueva te tiente a probar suerte y tú quieras poner manos a la obra, vale la pena que esperes el momento oportuno.