Nuestros días están enmarcados por los amaneceres y las puestas del sol. Estas pautas, que son un aspecto esencial de nuestra vida, nos guían a través de las cualidades aparentemente abstractas de nuestra vida cotidiana. Atados por su regularidad, somos libres de realizar cambios y hacer las cosas de una manera diferente. Si perdemos una oportunidad, podemos aprovechar la siguiente. O podemos decidir no hacer nada y dejar las cosas para otro día. Sin embargo no tienes que perder el tiempo con eso. Puedes permitirte el lujo de mirar hacia adelante con entusiasmo. El futuro es acogedor.