No sorprende que te sientas cada vez más impaciente. La única cosa que parece estar ocurriendo a alguna velocidad es justo la que te gustaría que fuera más despacio. Lo que en realidad preferirías es que no ocurriera de ninguna de las maneras… y no parece que haya algún modo de detenerla. Y, aunque es cierto que no puedes evitar que un proceso siga su curso, un progreso lento en otra área de tu vida no es tan problemático como que no haya avance. A medida que Venus se instala en un nuevo signo, resalta el gran avance que has estado esperando. Ten un poco más de paciencia.