Todos hemos visto a ciertas estrellas de Hollywood saltar de un edificio a otro, atravesar escaparates y luchar contra los malos. Sin embargo, la mayoría de las veces nuestros ojos nos engañan. Allá en la sala de montaje, las tomas han sido hábilmente editadas de modo que no podamos ver a los dobles, gente menos reacia al riesgo, hacer las escenas peligrosas. Sin embargo, en la vida real esos momentos de intenso drama son los componentes fundamentales para nuestro crecimiento y nuestra satisfacción personales. No dejes que nadie ocupe tu lugar este fin de semana. Y disfruta de la acción.