Las cosas ya no son lo que solían ser. Acostumbraban a ser “cusas” hasta que alguien cambió la “u” por una “o”. ¡Por supuesto que eso no es cierto! Pero esta ridícula idea no es más tonta que el concepto que te están metiendo los demás en la cabeza. La consecuencia es que algo del pasado está teniendo un efecto importante en tu situación actual… “esto” está teniendo un impacto enorme en “eso”. Sin embargo, hay un montón de hipótesis en marcha. La culpa está siendo repartida de una manera generosa. No caigas en la trampa.