Imagínate por un momento que te encuentras sola, a la intemperie, en medio de la noche. Has encontrado un lugar en el que refugiarte y donde estar lo bastante cómoda como para dormir. Al despertarte te das cuenta de que un oso ha estado dormitando en ese mismo lugar. Ahora que ves el problema, puedes hacer algo al respecto. Llevas algún tiempo en la “feliz” ignorancia de un problema. A pesar de que el eclipse de Luna lo está destacando, saber que está ahí te permitirá tomar unas medidas muy útiles.