¿Lo estás haciendo bien? ¡Qué pregunta más absurda! Hay muy pocas cosas en este mundo que se puedan clasificar como rotundamente «correctas» o inequívocamente «incorrectas». Los únicos que no se dan cuenta de ello son los más trastornados, engañados y locos de entre nosotros. Aunque consideramos que la mayoría de las cosas son de alguna manera valiosas o importantes, ¡es casi imposible juzgarlas empíricamente! Siempre y cuando sigas haciendo lo que tengas que hacer, al final llegarás a tu destino elegido. Puedes tener fe en tus sueños.