No es de extrañar que sientas cierta reticencia. Es perfectamente natural. Dar muestras de sabiduría y precaución indica que estás considerando cuidadosamente una propuesta. Sin embargo, vale la pena que compruebes que, al resistirte tanto a ponerlo todo patas arriba, no se te esté pasando por alto que lo que hay debajo se está pudriendo. Después de todo, lo último que necesitas ¡es tener más problemas! Si te parece que algo no está bien del todo, tienes razón al seguir tu corazonada. No aplaces nada de lo que puedas hacer hoy.