¿Cómo te ven los demás? ¿Qué es lo que realmente esperan obtener de su relación contigo? Lo pregunto porque todos nos limitamos, hasta cierto punto, a desempeñar los papeles que pensamos que los otros esperan que desempeñemos. Todas las relaciones que tenemos, desde las más íntimas hasta las más casuales, nos afectan con mayor intensidad de la que pensamos. El problema es que, por regla general no sabemos realmente lo que la gente quiere de nosotros, sólo lo que nos imaginamos que quieren. Aunque traces de nuevo tus límites, no te alejarás de nadie.