Supón que tienes que cruzar un río caudaloso. Puesto que no hay botes ni puentes, la única forma cruzarlo es excavando un túnel por debajo de él. Cavas durante horas hasta que das con una roca inamovible. ¿Qué puedes hacer? Obligada a salir a la superficie para evaluar la situación, te das cuenta de que es un río de marea y que el nivel del agua ha bajado hasta tal punto que lo puedes cruzar andando. ¿Han caído tus esfuerzos en saco roto? ¡Qué más da! Lo que importa es que puedes llegar a donde querías ir. Este día de san Valentín busca lo positivo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Por favor acceder para comentar.