Por emocionante que pueda ser un momento, no es posible empaquetarlo y llevarlo a lo largo del tiempo sin que nada lo contamine. Nuestras experiencias tienden a ser aburridas y a desvanecerse hasta ser poco más que recuerdos. Sin embargo, mientras intentamos aferrarnos a esos momentos, las cosas que preferiríamos olvidar saben como quedarse con nosotros más tiempo del que nos gustaría. Aunque este fin de semana no te sea posible borrar un pensamiento que hace que te sientas arrepentida, sí que puedes replanteártelo. Tu experiencia pasada te está ayudando a tener un mañana prometedor.