El hecho de que más de siete mil millones de nosotros vivamos en el planeta no es la razón de que parezca superpoblado. La Tierra puede darnos fácilmente alojamiento a todos. Lo que causa el problema son las muchas opiniones diferentes, que buscan el espacio necesario para expresarse. Son ellas las que han creado un ambiente en el que parecemos incapaces de distribuir justamente la riqueza y los recursos. No es raro que la gente sea antipática con los demás. Pero cuando somos amables pueden pasar cosas sorprendentes… como estás a punto de descubrir.