A veces nos encontramos con que tenemos que hacer frente a un enorme montón de cosas que exigen nuestra atención y diligencia. Estimulados por la adrenalina, nos las arreglamos para dar fin a lo que parece un número inalcanzable de tareas. Cuando ya no es posible mantener ese elevado octanaje, nos damos cuenta de lo agotados que estamos y de lo difíciles que son los obstáculos a los que nos enfrentamos. Entonces, comenzamos a notar las recompensas de nuestro duro trabajo. El eclipse de Luna te trae la paga por tus recientes esfuerzos. Esto te levantará la moral.