Se vigila a los anunciantes para evitar que hagan afirmaciones disparatadas sobre las maravillas de sus productos. Sin embargo, eso no significa que no vayamos a sentirnos decepcionados por nuestras compras. Algunas cosas no son tan buenas/excitantes/eficientes como nos hacen creer. Lo que quiera que esté provocando en estos momentos una gran reacción por tu parte, no va a tener un impacto tan grande en tu vida como crees. Si miras más allá de lo que se ve en la superficie, te darás cuenta de que lo que realmente está sucediendo es menos problemático de lo que parece.