Cuando llegamos al planeta Tierra no tenemos ninguna idea acerca de nada. Qué bendición. No tenemos opciones, ni expectativas, ni teorías ni tampoco preocupaciones. Estar abiertos a cada momento es un estado sagrado en el que vale la pena estar. Sin embargo, nos apresuramos a llenar la cabeza de nuestros niños con información y educación. Nos resulta fácil confundir ignorancia con inocencia. Como Venus se vincula a tu regente, Neptuno, no te sientas tentada a mirar un escenario con cinismo. Este fin de semana puedes solucionar lo que te moleste, sea lo que sea.