El dinero hace girar el mundo. Al menos es lo que nos dicen. ¿Firmamos un contrato que nos prometiera un pago específico por hora por cada día de nuestra existencia? Gran parte de nuestra vida moderna viene dictada por lo que tenemos, lo que no tenemos y cómo demonios vamos a pagar esto, aquello y lo de más allá. Con todo este estrés, es difícil acordarse de que cualquier otra cosa podría ser importante. Sin embargo, lo irónico es que al centrarte hoy en lo que realmente importa, tus problemas económicos empezarán a encontrar su solución.