Si tu corazón es un castillo, hoy es el día para levantar el puente levadizo y subir el rastrillo. Es el momento de hacerte accesible. No hay peligro en que bajes tus defensas. Lo único de lo que tienes que protegerte es de quedarte demasiado aislada. Como Mercurio y Urano se vinculan, te invitan a deslumbrar con tu habilidad para comunicarte. Cuanta más voluntad puedas mostrar y más atención prestes a lo que cierta persona tiene que decirte, más fácil será para ti descubrir que tus necesidades están siendo respondidas.