¿Tienen todas las preguntas difíciles, respuestas difíciles? Seguro que algunas tienen soluciones fáciles y evidentes. Lo que pasa es que, por una u otra razón, nos cuesta trabajo ver esas soluciones. Estás frente a un interesante dilema: o vas por el mismo camino con el que todo el mundo parece contentarse, o puedes crear una complicada ruta propia a través de un recorrido sembrado de obstáculos. No cedas a la presión. Tu camino te proporcionará una valiosa experiencia que os beneficiará tanto a ti como a los demás.