Ocurre a menudo en los canales y sitios web de noticias. Vemos a gente hablando con calma y mesura mientras nos están contando una tragedia. Su trabajo es presentar los hechos, no las emociones. Transmiten la información. Todos tenemos un periodista en nuestro interior que toma notas objetivas sobre todo lo que está pasando en nuestra vida. Esto es esencial para nuestro bienestar. Sin embargo, hoy es importante que no se te pase por alto la existencia de unos sentimientos reales y profundamente arraigados. Está bien que te sientas tan involucrada en un asunto delicado.