Fue la poetisa Ella Wheeler Wilcox quién allá por el 1883 escribió “Ríe y el mundo ríe contigo. Llora y llorarás solo”. ¿Cómo llegó a una afirmación tan audaz? ¿Llevó a cabo minuciosos experimentos? ¿Sometió a grupos de personas que compartían características comunes al equivalente de reposiciones de películas lacrimógenas y secuencias de payasos, unas a continuación de las otras? Lo malo de la “creencia popular” es que la recibimos con demasiada pasividad. Hoy tienes razones de sobra para sonreír, y eso alegrará a la gente que te rodea.