¿Quién hace realmente todas las normas por las que nos regimos? Es fácil culpar al gobierno – pero las grandes instituciones mundiales están tan limitadas por las normas y las directrices como nosotros. Por lo general seguimos haciendo lo que hemos hecho siempre. El que cambie una ley suele deberse a que, a nivel psicológico, todo el mundo está de acuerdo de que ha quedado obsoleta. Aunque te dé la impresión de que quieres cambiar una norma de tu vida, todo lo que tienes que hacer es cambiar la manera en que está siendo aplicada. Será fácil hacerlo.