Si a ti te parece que falta algo en tu vida, ¿es realmente necesario que lo busques? ¿Podría la ausencia de una cosa (o de una persona) ser, a su manera, cómo se supone que deben ser exactamente las cosas? Sabemos que la naturaleza aborrece el vacío. Si hay un espacio en tu mundo, no puede permanecer vacío sin más. Si te aferras a un arreglo improvisado, es muy posible que estés impidiendo que llegue a tu vida algo nuevo y mejorado. No tienes que darte prisa para resolverlo todo. Están surgiendo nuevas opciones.