¿Tienes algo que demostrar? Y si es así, ¿realmente hace falta que lo demuestres? Si simplemente estás intentando convencerte, entonces es otra historia. Pero vale la pena que tengas en cuenta el ímpetu que hay detrás de los impulsos e inclinaciones que están caracterizando tu toma de decisiones. ¿Son tus motivaciones las que deberían ser? ¿Es realmente necesaria la ansiedad que estás experimentando en estos momentos? La misteriosa oscuridad de la Luna te trae el momento perfecto para resolver un drama con una solución muy sencilla.